¿Qué es falling?

Le he dado mil vueltas a cómo debería empezar este blog sin llegar a ninguna conclusión, por lo que únicamente me queda dejar la mente en blanco y escribir.

Hace casi cinco años me encontré a mi misma atrapada en mi propia vida, estudiando algo que no me gustaba y que poco a poco me iba aplastando ¿Qué solución le di? Comprar una caja de rotuladores en el chino y pasar cada minuto libre dibujando. No quería llegar a nada, y no fue hasta dos años después que me planteé la posibilidad de dedicarme a eso (por Dios, si el arte no es un trabajo de verdad). Desde entonces no he logrado pensar en nada más.

Pero, ¿Quién soy? Supongamos que podéis llamarme falling, que siempre preferí un pseudónimo a un nombre largo y difícil de recordar, que adoro las acuarelas, que John Donne es el amor de mi vida y que los museos son mi segunda casa; que crear para mí es un sinónimo de respirar y que, pese a la rabia que me da utilizar esas palabras en las que mi profesor de dibujo hace tanto hincapié, no puedo dejar de soñar.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *